Passion, Shiloh, Buffy y Blinx fueron los glamorosos modelos que posaron unas 1500 veces para el campo de visión del robot Vector, en una cafetería. Una sesión de fotos bastante aturdidora para una buena mayoría de fotógrafos profesionales.

Para un sistema experto común como un robot que aprende de las imágenes, la mayor recopilación de datos que se pueda reunir resulta vital para mejorar la inteligencia de las máquinas. Esta generación está dependiendo cada vez más de la inteligencia artificial para realizar una gran cantidad de actividades que antes no nos imaginábamos que en un futuro podría hacer una máquina.

En tal sentido, la capacitación del robot dependerá de esa recolección de datos, generalmente la mayor cantidad que se pueda conseguir para que la IA funcione como el creador lo desee.

Vector es su nombre, salúdalo

El equipo detrás de cámaras fueron ingenieros de Anki, una compañía de robótica de consumo acreedora de 2 millones de ventas hasta ahora. Busca mejorar el aprendizaje de sus robots a través de fotografiar gatos, ¡sí, gatos! Para ello, utilizaron tres robots, denominados Vector. Querían tomar tantas fotos como pudieran para mejorar la detección de felinos que viven con sus dueños.

Como se ve en la foto, Vector es un ayudante o compañero del tamaño de la cabeza de un gato. Te informa sobre el clima actual, responde tus preguntas, te toma fotos y puedes jugar con el pequeño cubo de luz que incluye.

Anki Vector

Como ya expliqué, el robot Vector se basa en datos para descubrir cómo hacer más cosas. Con su cámara frontal ve a las personas y es capaz de reconocerlas, también evita chocar con objetos, y con sus micrófonos está preparado para escucharte, así que puedes decir «Hey, Vector» y te responderá adecuadamente. Es en serio, puedes decirle «Hey, Vector», lo dice la propia Anki en su sitio web.

Un robot que no detecta mascotas reales

Sin embargo, a pesar de todo lo anterior, el robot Vector no detecta mascotas. Para el ingeniero jefe de Visión Computacional de Anki, Andrew Stein, es un problema, ya que si un robot está hecho para acompañarte, debería estar preparado para interactuar no solo con humanos, sino también con otros «acompañantes naturales» que tengas en casa. Así que por lo menos debe poder interactuar con gatos y perros, en principio.

“Si es inteligente en cuanto a su entorno y responde a un gato de manera diferente a una taza de café que está sobre su mesa, entonces sabe lo que es un gato, y eso se siente diferente”

dijo Stein, mientras uno de los robots tomaba fotos a unos gatos en una alfombra.

Dentro de la cantidad de información que han utilizado los ingenieros de Anki para mejorar la inteligencia artificial del robot Vector se incluyen fotos de gatos sentados, golpeando, rascándose o haciendo varias otras acciones. No obstante, es insuficiente ese gran esfuerzo por enseñarle a Vector que detecte a un gato que pueda ver, han sido decenas de miles de imágenes las que han reunido para entrenarlo mediante su red neuronal artificial.

“La clave es obtener datos que sean representativos de lo que realmente verá cuando lo enviemos a los hogares de las personas”

dijo Stein.
Vector Gato

Sin embargo, todas las imágenes de gatos que han recopilado son muy diferentes a lo que el robot Vector ve por sí mismo, pero pueden servir para detectar mejor a los gatos, siempre y cuando no estén viendo a la cámara.

Los datos correctos

Así también lo ve Jason Corso, profesor asociado de la Universidad de Michigan que estudia Visión Computacional y Comprensión de Video.

«Si Anki solo usara conjuntos de datos existentes en la web, videos de YouTube o fotos de gatos en Flickr, sus datos tendrían todos los sesgos de cómo los humanos normalmente toman fotos de sus gatos»

dijo.

Ejemplo, si tomo una foto de un gato, yo estaría parado o sentado, es decir lo estaría capturando desde mi altura y no es precisamente como el robot Vector los mirará.

“De hecho, el robot necesita entender qué es un gato desde su propia perspectiva”.

dijo Corso.
gato-vector

El equipo de ingenieros de Anki estuvo trabajando arduamente varias horas y lograron conseguir más de 1500 fotos de los gatos. Debería ser suficiente, ya que el robot Vector los estaba viendo desde su propia perspectiva y muchas veces de frente, gracias a la curiosidad de algunos gatos. De esta manera, el robot debe detectar cuando un animal (al menos un gato) esté cerca sin necesidad de verle la cara, de igual forma como pasaría con un humano al ver parte de su cuerpo.

En un futuro, Stein pretende que el robot Vector identifique varios tipos de animales, que no sean solo perros y gatos y que reaccione de forma distinta con cada uno.

Fuente :: CNN en Español