Los avances robóticos cada vez sorprenden más, aunque no siempre los experimentos resulten (a la primera), no caben dudas que siempre vienen mejoras en tecnologías y en eficiencia energética. 

Han creado una abeja robótica capaz de volar utilizando unos diminutos paneles solares en su «cuerpo». La Universidad de Harvard es la responsable y ha dado detalles de su pequeña creación a la revista Nature. El nombre de la abejita es RoboBee X-Wing, pesa apenas 259 miligramos (0,26 grs) y mide 6,5 cm de altura.

No confundir con Star Wars, ya saben a qué me refiero, ¿verdad? además el diseño es muy parecido, quizá por eso haya llevado el mismo nombre o se hayan inspirado en esa peculiar nave espacial.

Volviendo al tema, el Ingeniero Noah Jafferis, investigador asociado en Ciencia e Ingeniería Mecánica del Instituto Wyss de Harvard ha brindado al portal Digital Trends las siguientes declaraciones:

«Este ha sido uno de los avances más importantes en el desarrollo de robots voladores del tamaño de la escala de insectos. Sin energía a bordo, tales naves habían sido confinadas para operar solo en el laboratorio, pero ese ya no es el caso”

RoboBee X-Wing tiene 4 alas que se pueden mover a una velocidad de 170 veces por segundo. Están controladas por dos diminutas placas que se acercan entre ellas cuando reciben el voltaje necesario proveniente de seis celdas solares ubicadas en la zona superior.

RoboBee X-Wing,

RoboBee X-Wing no es autónomo, aún

Sin embargo, los investigadores dicen que RoboBee X-Wing aún no está listo para salir a buscar miel, ya que todavía necesita alimentación externa (no-solar), donde usualmente combinan bombillos LEDs con halógenos para ponerlo a funcionar. Es decir, el robot fue probado con luz natural, aunque no se eleva lo suficiente, necesitaría tres veces la intensidad de la luz solar para funcionar correctamente. Pero solo vuela durante unos segundos, así que aún falta mucho para que el proyecto se dé por terminado.

“Nuestros próximos pasos incluyen la integración de la detección y el control a bordo, y la mejora del rendimiento del dron para permitir el funcionamiento con luz solar natural e incluir baterías a bordo”

Los investigadores de Harvard ya habían desarrollado un modelo precuela llamado simplemente «RoboBee», pero tenía solo dos alas. En el X-Wing agregaron las otras dos y mejoraron la transmisión, esto permitió aumentar la elevación y eficiencia del vuelo.

Aplicaciones de RoboBee X-Wing

RoboBee X-Wing, al ser un robot que mide casi 7 cm podría tener muchas aplicaciones y usos discretos como monitorear espacios muy angostos, pasar desapercibido al lado de los animales e inclusive para espionaje. Este último pareciera ser el uso perfecto, tenía que mencionarlo.

“Las aplicaciones prácticas de este robot aún están un poco lejos, pero un enjambre de ellos podría ser utilizado algún día para formar una red de sensores, que serían distribuidos para el monitoreo ambiental y el mapeo de espacios confinados, como en zonas de desastre o sitios arqueológicos. También anticipamos que las tecnologías desarrolladas para crear este robot serán muy útiles para cualquier otro dispositivo a pequeña escala que tenga enormes limitaciones de masa y potencia, como dispositivos médicos o espaciales”.

No hablaron de la velocidad a la que vuela, pero bueno, esperemos si tenemos más información en un futuro sobre el proyecto. Tampoco mencionaron nada sobre su salida al mercado, obviamente porque RoboBee no está terminado.

Fuente :: Omicrono | Digital Trends

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn
Share on tumblr
Tumblr
alojamiento wordpress
hosting joomla confiable en español

Deja un comentario

Diseñado por Tiger Fénix ©2019 Ignibits. Versión 0.5.